domingo, 8 de febrero de 2009

Cirugía

La cirugía suele ser el primer tratamiento en llevarse a cabo. Con frecuencia, se añade la radioterapia para completar el tratamiento.
Esta es una intervención quirúrgica mayor, por lo que es necesario un ingreso hospitalario durante un tiempo variable según la paciente(lo habitual es entre una y dos semanas).También será necesaria anestesia general.
La incisión para la cirugía tiene que ser amplia, por encima del ombligo y horizontal.


Antes de la intervención, es preciso realizar un estudio denominado estudio preoperatorio (análisis de sangre y coagulación, electrocardiograma y radiografía de tórax).
Previamente a la cirugía a paciente deberá ser informada sobre la técnica a utilizar, los riesgos y complicaciones y las posibles secuelas y efectos secundarios. A continuación deberá firmar un papel en el que da su consentimiento.


La técnica más frecuente empleada es la extirpación de todo el útero, junto con los tejidos próximos, parte de la vagina y ganglios. En ocasiones, si el tumor está más avanzado, se extirpan los ovarios, lo que se conoce como histerectomía.
Además hay otros tipos de cirugía como la criocirugía, que consiste en la extirpación del tumor por congelación; la cirugía con rayo láser, en la que se usa un haz de luz intensa para eliminar células cancerosas; la conización, que consiste en la extracción de un trozo de tejido en forma de cono del lugar donde se encuentra el tumor para realizar un biopsia o para el tratamiento del cáncer en fase temprana; la escisión electroquirúrgica, en la que se usa una corriente eléctrica y la exenteración, en el caso de que el cáncer se haya extendido y sea necesario extraer el colon inferior, recto o vejiga, por lo que es probable que tras esto la paciente necesite cirugía plástica para formar una vagina artificial.
En el caso de mujeres jóvenes, con lesiones tempranas y con deseos de tener hijos, puede conservarse el útero realizando extirpaciones muy limitadas. En estos casos es preciso realizar revisiones muy frecuentemente.


Con frecuencia tras la cirugía se añade un tratamiento con radioterapia para disminuir las posibilidades de que la enfermedad pueda reaparecer en la zona de la intervención.
Como casi toda intervención quirúrgica, ésta también tendrá sus consecuencias y efectos adversos. Al despertar de la anestesia, la paciente sentirá dolor en la zona y tendrá que ir recuperándose poco a poco moviéndose cuando el dolor sea más suave. Deberá mantenerse limpia la herida. Esto lo realizará el personal sanitario mientras que no se hayan retirado los puntos, y una vez que se haya hecho, la paciente deberá seguir siendo especialmente cuidadosa con ese tema. Un punto importante para la recuperación total es el reinicio de la actividad sexual, tema que será importante tratar con su ginecólogo.


fuentes: tuotromedico.com, todocancer.org

1 comentario:

  1. Hola!! me ha gustado mucho tu blog, está muy informativo! Había pensado en hacer algo parecido, pero estoy muy ocupada y no me da el tiempo.
    Quería pedirte si puedes poner más información sobre la operación con láser, como efectos secundarios, cómo debe ser una operación normal, sobre anestesia, etc... creo que es útil porque es el procedimiento más común para personas con CIN I... :)
    Gracias!

    ResponderEliminar